Hospitales, Justicia y el Ministerio Público

Por Mercedes Gómez

Como Médicos hemos estado en contacto con historias tristes, heroicas y hasta tétricas. Durante los años de estudiante de medicina en las rotaciones de Traumatología y Ortopedia en el Hospital General de Xoco, me enfrente a varios casos de violencia: violaciones, heridas por arma de fuego, herida penetrante por arma blanca y hasta botellazos que algún borracho sufrió durante la noche de fiesta en un riña de algún bar.

En estas guardias,no solo los médicos estábamos llenos de trabajo, también lo estaban los agentes del Ministerio Publico que trabajan en el Hospital y ellos jugaban un papel muy importante. Digo “jugaban” por que en el 2004 el Procurador Capitalino Bernardo Batíz  (Procurador de Justicia del DF) declaró:  “Nosotros tomamos la decisión de retirar a los agentes del Ministerio Publico de los hospitales porque tenían poco trabajo y también porque estábamos distrayendo a muchos médicos legistas por ese motivo”.      De esta forma, las víctimas o responsables de algún delito, ya no podrán iniciar sus averiguaciones previas en las agencias que se ubicaban en los hospitales.

Quiero especificar el por que digo que los agentes del Ministerio Publico eran importantes y la mejor manera que encuentro de hacerlo es el platicarles uno de los momentos mas difíciles que tuve durante la carrera de medicina, uno de los mas tristes y en definitiva el que mas impotencia me causo, y obviamente el evento que abrió mis ojos en cuanto a la importancia de tener agentes del Ministerio publico en el Hospital.

Eran las 4 am y el servicio de urgencias estaba lleno. Yo era una estudiante de pregrado en el Hospital General de Xoco. Hacíamos guardias los fines de semana y el servicio no se daba a basto. El siguiente paciente me tocaba a mi, salí a llamar a la paciente y se acerco una mujer de 40 años, de pelo negro, muy largo. El pelo estaba empapado en sangre y en su mirada había un mar de sentimientos  que de momento me dejaron sin aire. Solo pude preguntar Senora∗, ¿que le paso? Su respuesta en voz baja y con la angustia y el miedo atorados en cada célula fue: “Mi marido me agarro a batazos”.  Mientras escuchaba esto baje la mirada y no pude evitar seguir el trayecto de una gota de sangre que bajaba por el brazo de la paciente hasta llegar a su mano, de pronto esa pequeña gota de sangre llego a la mano de una niña de cuatro anos que se aferraba con fuerza a la mano de su madre. No había notado a la niña, inmediatamente busque su cara y nuestras miradas se encontraron por varios segundos. Su expresión era de tristeza profunda pero a la vez de fortaleza, era como si el no querer separarse de su madre fuera por un sentimiento de querer protegerla y no al revés, es decir no por buscar ser protegida. Le dije a la señora que la niña no podía pasar. Le presente el caso a jefa de urgencias y ella me dijo que inmediatamente empezara el tramite con los del Ministerio Publico. Hablé con el Médico legista (realmente no se si lo era o solo era un oficinista mas del MP), el sabía que la mujer probablemente no iba a querer denunciar por el miedo a la venganza del marido. (En la mayoría de los casos los esposos no eran encarcelados y lo mas seguro era que se vengaran de la Mujer, esposa o amante o cualquiera que fuera el titulo).

En cualquier caso de violencia (y sobre todo en el caso de una violación)  las ventajas de tener en el hospital una oficina del MP son claras. Por ejemplo, mujeres violadas y/o golpeadas que llegan al hospital, es raro que una vez que son dadas de alta quieran ir a un oficina del MP (donde el maltrato es el estandarte) y pasar por horas de espera e interrogatorio. Esto disminuye de manera considerable las denuncias, mientras que estando aún en el hospital es mas factible que denuncien: Una exploración, un interrogatorio y se llenaban los papeles médicos junto con los del MP (de manera paralela) solo quedaba pendiente la firma del paciente.

Bernardo Batíz indico en el 2004 que los hospitales en los que ya no habría agencias del Ministerio Publico serían la Cruz Roja de Polanco, Rubén Leñero, Xoco, La Villa, La Raza y Balbuena. Pero que en algunos casos, como violación el hospital podría llamar al MP para pedir apoyo. (supuestamente)

Hoy en el Hospital General de Xoco y el Hospital Dr Rubén Leñero cuentan otra vez con oficinas del Ministerio Publico, mientras que el Hospital General la Raza no, pero yo no debería de estar apuntando cuáles hospitales si tienen este servicio y cuales no, deberíamos estar todos confiando que el gobierno se hace responsable de ayudar a las víctimas que llegan a los hospitales y demostrando que hay una responsabilidad en la lucha contra el crimen y un trato humanitario y preferente a la víctima. Deberían ser Todos los hospitales de México los que contaran con el apoyo de la procuraduría de justicia, esto es para ayudar al desarrollo de nuestro país.

∗  Generalmente los médicos que han hecho parte de sus rotaciones en Hospitales públicos se refieren a las pacientes de sexo femenino como “Madre”. Esto denota falta de cultura, educación y respeto. El utilizar “Señora” es lo correcto. (sin importar al estrato socioeconómico al que se atienda)
1 comentario
  1. Mercedes, De acuerdo; debería haber en los hospitales presencia de ministerios públicos; se necesita facilitar y no dificultar la persecución de agresiones como la que refiere.
    Gracias por compartir.
    Saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: